INVIERNO. OTRA VEZ


El booooom inmobiliario. Cuando destrucción y construcción te revientan.
May 17, 2008, 5:13 pm
Filed under: Uncategorized | Tags:

key words: architecture, space, development, social inclusion, city, arquitectura, espacio, desarrollo, inclusión social, ciudad, Lima, Sandra Salcedo.

No pensé jamás que hablaran en serio, ingenuamente creí que se trataba de una metáfora urbana. Sin embargo, lamentablemente, era literal: un boom ha tenido lugar en Lima y el panorama es el de una ciudad bombardeada. Lima parece un accidente no-geográfico.

No quiero que piensen que esta es una queja por un asunto de gusto estético, que me da alergia el polvo ni que me ha chocado que de tener una familia de seis miembros en la casa contigua, cuando uno menos lo IMAGINA, pasa a vivir en la oscura sombra de un edificio sinverguenza. Esos son detalles en este momento, meras consecuencias de un par de asuntos de los que hablamos y hablamos pero que al momento de poner “manos a la obra” se nos pasa entre los dedos.

Resulta pues que al momento en el que una ciudad como Lima y sus habitantes le dan la cara al crecimiento económico y a la transformación de sus espacios públicos y privados, la inminente pregunta de quiénes somos y quienes queremos ser salta por todos lados. Esta pregunta tiene su respuesta en un contexto como tal, en aquellos espacios que optamos por conservar y en los que sin siquiera preguntarnoslo dos veces se les mete “un boom inmobiliario”.

Qué queremos conservar de lo que hemos sido hasta hoy, cuáles son los cimientos sin los que nada nuevo se debería hacer. Conservar es un verbo que se conjuga con muchísima más frecuencia que el de simplemente construir cuando hablamos de países y culturas con un desarrollo sostenible. Eso abarca desde la conservación de la naturaleza, las etnias, los idiomas y, claro que sí,  los espacios y la arquitectura.  

La destrucción de la casa Marsano podría considerarse como un hito en la destrucción de nuestro país. Para ponerlo en otros términos, una víctima de algunos que quieren llegar yo no sé aún a dónde. Lo que sí sé, es que el rol de autoridades y ciudadanos responsables tiene que ser además de el de asegurar las condiciones de trabajo y de seguridad de aquellos que construyen, el de impedir la destrucción de una ciudad que sobrevive. La pobre Lima la ha pasado tan mal e igual ha luchado por mantenerse si no bonita aunque sea digna y ahora, a punta te booms y a falta de memoria nos la dejan desdentada, rubia al pomo y medio cojita con una cara que dentro de poco ya no reconoceremos.

Los beneficios de la construcción, reafirmo por si las dudas, no están en cuestión aquí, los que sí lo están son los de la destrucción. Nuestra identidad  e historia expresada en los espacios que habitamos tiene que ser conservada tanto como la que nos da nuestra comida, nuestros bailes o nuestras ruinas arqueológias.

Gerenciar una ciudad y sus espacios es una tarea titánica que se hace una sola vez pero todo los días y para siempre. Por ello se trata de opciones infinitas para diseñar el lugar en el que uno desea vivir. En este caso, Lima, más allá de los beneficios de un más o menos abrupto crecimiento económico, pone a sus pobladores en una situación nunca antes vista. Aquellos que hasta hace unos años no tenían el poder adquisitivo para acceder a una serie de bienes y beneficios hoy pueden darse el lujo de, por ejemplo, elegir dónde vivir. Así, gentes que antes ni se hubieran mirado ahora son vecinos. Sin embargo, este hecho que para algunos es parte de un proceso de democratización no tiene suficiente asidero en los espacios públicos aún inexistentes. Gato, perro y pericote solo se encuentran en el ascensor. En ese sentido, invertir en la creación y promoción del uso de espacios públicos es uno de los ámbitos que la empresa privada ha dejado un poco al olvido y en donde más se podría hacer.

¿Cómo se hace ciudad? ¿Es acaso que “ciudad”, en este caso Lima, es un lugar que vamos a terminar de hacer en algún momento? ¿No es posible pensar que hacer una ciudad, incluso ponernos al día de décadas de retraso, abarca los procesos mismos a través de los que una ciudad se desarrolla?

No podemos pensar en los procesos de mejorar nuestra ciudad como ajenos a la meta misma, es decir, la de tener una ciudad desarrollada. Los procesos son parte del desarrollo mismo y esto incluye el rol que toman los ciudadanos, gobierno, y distintos actores al asumir un proyecto como el de impulsar el desarrollo de una ciudad. Planear qué se va a conservar, qué y cómo se va a construir, en qué tiempos, qué clase de espacios son los que fomentarían relaciones sociales positivas y sostenibles, pensar en los espacios como puntos de encuentro de ideas y proyectos, imaginar el futuro, todo eso es parte de “hacernos” el lugar en el que queremos vivir.

Advertisements

1 Comment so far
Leave a comment

Sandri me encanta , te felicito ……….Luisa

Comment by luisa




Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s



%d bloggers like this: